Páginas vistas en total

jueves, 30 de diciembre de 2010

Desnudar el mundo con los ojos en lluvia,

para ver el tiempo quejumbroso a lo lejos, desaparecer.

Caminar descalza sintiendo el viento
enredarse en los recuerdos viejos, de un ayer.

Amar el exquísito instante donde existe tú
sintiendo en el cuerpo los acordes del amanecer.

Comienza a llover
mientras nado con el violín de fondo
clavado en la vida, hacia tu piel.

El agua salada tiene un mar en mi alma.
Las costas han dibujado rosas.
Las huellas han escrito tu nombre.

Queda el corazón desnudo.
Queda el frío prisionero.
Queda el recuerdo de tus ojos en mi piel.

Se va el barco
naufraga el jardín
y las rosas se besan
como presintiendo
que yo iré por ti.



Fran Joan Violet

martes, 28 de diciembre de 2010

¿Y si todo lo que tengo detrás de mi boca

es una forma de llorarte?

¿y si el viento se clavó en mi alma

y ambos naufragan perdidos en el océano?

¿y si es otra la que duerme en mis ojos?

¿y si el frío se volvió lluvia en mí?

Se deshacen los segundos de nada
El azul grita
Y nadie escucha.
Los oídos fueron arrendados hace siglos
Y el mundo se quedó sordo.

Mitad noche
Mitad día
Mitades.
El mundo no es completo
Solo hay mitades
Mitades de mí en los ojos
y en la lluvia.

Bienvenido (a)

Como los primeros rayos del sol, al amanecer, medio tímidos tocando el cielo entre sus brazos... Así puede que me sienta, dispuesta a abrazarte con lo que más amo hacer, escribir.

Muchas gracias por estar aquí, entre mis sueños y desvelos.

Un abrazo,


Fran Joan Violet