Páginas vistas en total

sábado, 3 de abril de 2010

Eres el silencio de diez mil almas
Que te preceden…
Eres el pasaje dormido, de un ayer…

¡Qué deseo, qué boca, qué tatuaje más eterno!

Nombres que no van a volver…
Rózame el deslinde de rosas marchitas
Y ahoga mi cuerpo en delirio
La espuma me sabe a besos sin dueños
Y el reloj pierde noches y desvelos
En sonidos moribundos…

Besos blancos, besos negros…
Una caricia roja
Y un abrazo tibio…

Noches azuladas
Colores oceánicos al delirio
Sin ropa…
El equipaje de mis años
se esparció en el silencio
y los quejidos renancen cual amenaza...

Lunas
noches
besos
inviernos
árboles con memoria...

Descalza
desnuda
caminante de soledades
amante de vidas ausentes
naufraga
mares en los ojos
amanaceres de abril
y anocheceres de mayo...

Píntame en el corazón un abecedario de ensueño
tengo uno en los ojos,
otro en las manos,
y volando algunos en el alma...
Con ellos sonrió,
lloro y siento cada centímetro de esta melancolía llena de vida,
de este viaje
cuya viajera tiene sed de poeta,
y vestidos de poemas..."

Mi último mes de vida...

Esto se pudre cada día más
El jarro que decora la mesa
Se quiebra
Y su veneno se esparse
Por las paredes sucias
Todo se torna tóxico
Con melodía de fondo
La sangre también gotea
Las venas están rasgadas
Los cuadros se congelan
Y las sonrisas falsas
Nunca más resucitan
Las lágrimas inundan todo
Mezcla de traición
De dolor
De ausencias
El olor a la comida que no comí
El veneno con el que me baño
Los ojos de ella
Están clavados en mí
Las teclas se mueven
Las lágrimas me enseguesen
Y planeo el último mes de mi vida
Entre sangre
Gritos
Veneno …
Dejaré que el sereno
Envuelva mi mudes
Y me dormiré eternamente
Serenamente,
¿ Por qué me miento ?
El arco iris a tardado un poco
El cuadro que me toco pintar
Llegará a su final
La última pincelada será
Inolvidable
De seguro que mi memoria
Guardará tu última sonrisa
Para dormirme
Pensando en ella
Y no en tus ojos tristes
Dejaré grabado tu última risa
Para no dormirme
Escuchando palabras que hieren el corazón
Me iré para siempre
Me hiré a abrazar el olvido
O quedaré eternamente atrapada
En mi última pincelada? …
de un dolor profundo
que no muere...
No me voy
no te vayas...
Tanta soledad me golpea el alma...
me abruma el pecho
que no encuentra más brazos
que sombras de soledad...
Ven, quédate en mi pecho...
Ven, que no puedo más sin ti...
Agonía de no morir
agonía de no verte venir...

Cierra mis ojos
abre mis alma

No hay llaves
estoy desnuda
no tengo ataduras
sólo lejanías vestidas de desvelos...
Vuelve
o moriré otra vez...
sin siquiera renacer...
Me duelen las coordenadas azules del tiempo
Las cadenas húmedas de llanto
Los lamentos en constante retorno…

Pies sin caminos
Vida y sentidos, sin sentidos…
No tengo la forma de calmar tu dolor
De quitártelo
No sé qué hacer con el mío
Y me duele tu lejanía muerta en sus ojos.

Suena un acorde interminable de huesos vacíos
Mi cuerpo fue pintando no sé por quien
Pero olvidó ponerles caricias sin llantos…

miércoles, 31 de marzo de 2010

Caminemos...

Caminemos…
Tengo un vestido transparente de sueños
Y una lluvia de espanto mordiéndome los talones en la escalera
Quisiera dar un paseo por las nubes y colgarme de la estela de una sonrisa, y hacerla mía…
Tomo tu mano, la adhiero al corazón perdido
A la casa que contiene sombras y besos llorando…

Caminemos…

Tú acariciando los latidos del océano que mis ojos no ven
y sosteniendo mi mano fría,
dicen que tengo manos de muerta
digo que se helaron una mañana de mayo
cuando sostuve su mano
mientras su alma tomaba las maletas
y dibujaba viajes a otro planeta…

Caminemos…

Deja que cruce el umbral de sueños rotos
Que me vista de los colores
Que dejé de mirar en tanta lejanía

Prófuga
Naufraga
Desnuda
Triste
Ausente

El sonido de los violines
Me hace recordar
Ojos de vida llorada
Y dibujan una sonrisa
Al borde de la puerta que no me he atrevido a cruzar…
Por infantil
Por asustada
Por temerosa
Por gritar con la boca cerrada
Por tener demasiados gritos
En las paredes que lloran
Aunque pareciera que tampoco estoy en esas paredes…
No estoy más que en recuerdos sumergida
Y me cansé…
Necesito volar la vida
Darle un abrazo
A este eco sin retorno…

No escavaré en el ayer
Que tengo un tatuaje de sangre
En las manos…

Caminemos…
Tengo el alma
Al borde del precipicio
Para terminar en el abismo…
Pintando cuadros a la locura
Con pinceles de invierno
Lloran en este otoño
Y las hojas caen aturdiendo el silencio
Y salpicando recuerdos de estrellas rojas…



Caminemos…


Cruzó la puerta una sombra
Estoy exhausta al pie de la escalera
Baje al último lugar donde te vi…
Y sentí tu abrazo último
Como el primero…

Caminemos…


Y nos mira una rosa marchita
Por las horas sin vernos…

Caminemos…

Las huellas ya no tienen formas
Pero saqué las cadenas que ataban delirios a mis pies…
Y crucé el umbral de la noche
Para sostener tu sonrisa y besarla con el alma
Para nunca más olvidarla…

Caminemos…

El frío otoñal sostiene mis huesos
Y puedo caminar…
Me alegra sentir el viento
Cantándole historias a mi piel olvidada
Y subyace una aurora
En medio de lo que eran solo tormentas…



La lluvia humedece mi respiración fúnebre
Y le otorga, le otorga vida
Cuando lloran los violines
Y sobreviven colores
Para acariciar mis ojos
Y pintarle una esperanza…

Caminemos…

Que me sana, me sana quererte…
Y tomaré lo poco que queda de mí
Para iniciar un nuevo camino
Lejos del desierto de mis noches
Y cerca de tu abrazo intenso
Lleno de vida
De luz
Y de ti…
De pasos sin rumbos
Pero de pasos que consuelan
Y son esperanzas
De despertar y encender las luces
Todas
Del alma mía…
Y abrazar, abrazar la alegría…


Caminemos…

martes, 30 de marzo de 2010

Los techos sin caricias,
estas manos que tiemblan...
El ruido acuchillando mis latidos
vidrios de ventanas muertas...
Sombras que se marchan
que vagan por el edificio sin puertas...
Entre yo y mi vida
hay una agonía de manos sangrando
un precipicio, cuyo abismo son mis ojos...
Se desvanecieron de mis manos temblorosas
mi cuerpo temeroso
sin mí...
... yo retrocedo...
Deje olvidada mi alegría
hace años
tras una cortina de ladrillos
ladridos de la cuerda que amenaza mi cuello...
Mis aullidos también tienen rostro
cenizas maquilladas con la tinta de mis venas
Olor a café en la pluma que acaricia muriendo
los pasos tatuados en la habitación llena de pájaros...
.. Todo era delirio en su boca,
Anochecía entre las copas
Y falores rondando el silencio
Bajaban la mirada
Frente a la lluvia de rosas
Qué caían como cenizas
Humedeciendo historias
Sólo con el recuerdo…

No había tiempo
Y sí muchas paredes que lloran…
Le sangra el cuerpo entero a mi habitación blanca
Y sobran preguntas errantes
Que se ahorcan sin mirar mis ojos
Y los caminos se borran
Sin siquiera tocarlos…
Pájaros, encierros ruidosos de miedos…
De libertades que no tengo…

Cae el lápiz de mis deseos
Prontuario de noches azules
Quejidos sin nombres
Versos sin labios…
Ataúdes de escombros de lo que dejaste
En mi piel vieja y asesinada…
Cae al abismo sin letras
Y mi corazón se detiene
A darle un respiro a este aire
Contaminado por desvelos…

Cae mi cuerpo ausente
Y yace mi alma al rincón del suelo
Y por primeras en muchos desvelos
Se juntan y miran
Mi sed palpan de locura…

Quítame la ropa arañada de noches sin mí…
Róbame las lágrimas
Que me cansé de llorar…
Corta el pelo de mis pensamientos
Y colorea recuerdos inventados
Para despertar mañana
Sin la intoxicación creciente
Desde que tengo manos…
"La habitación y su olor a café por todas partes, las memorias cortadas como una película dañada... Extrañar los recuerdos de una sonrisa... quedarse con los ojos bañados por la luna llena, que se filtra entre las ramas de mi desesperación, para abrazarme el alma, para abrazarme entera"

Bienvenido (a)

Como los primeros rayos del sol, al amanecer, medio tímidos tocando el cielo entre sus brazos... Así puede que me sienta, dispuesta a abrazarte con lo que más amo hacer, escribir.

Muchas gracias por estar aquí, entre mis sueños y desvelos.

Un abrazo,


Fran Joan Violet