Páginas vistas en total

martes, 1 de marzo de 2011

Me marché de algún lugar hace tiempo.

Ya no quedan ni las cenizas de aquellos momentos incendiados.
Ni siquiera las huellas de aquél camino.
Hoy tan recordado.

Hoy me desvanezco.
Hoy ya no soy.
Hoy ya no tengo fuerzas para ser.

Las horas vacilan en un ir y venir.
En un no encontrarte.

Un recuerdo concurrido por tu voz
Acaricia y desfigura las sonrisas
Las escasas sonrisas.

Los tiempos de lluvias floridas desaparecieron
Hoy duele.
Hoy todo duele.

Los vidrios esparcidos en los rincones del alma.
Los barcos hundidos.
Los remolinos donde dormía el viento.
Mis manos donde eran felices.

El mar que muere en mí
No es más que tu sola imagen a lo lejos.

Oleajes fallidos.
Vientos que me destrozan la cara.
Melodías que envuelven el alma
De llanto y de sangre.

Sangre.
Sangrar la noche entera.
Y sin embargo, aún respirar.

Hoy anochecen todos los océanos.
Sólo tú voz puede lograr que amanezca.
Mientras
El silencio consume.
Las llamas no son más que un espejismo.

Bienvenido (a)

Como los primeros rayos del sol, al amanecer, medio tímidos tocando el cielo entre sus brazos... Así puede que me sienta, dispuesta a abrazarte con lo que más amo hacer, escribir.

Muchas gracias por estar aquí, entre mis sueños y desvelos.

Un abrazo,


Fran Joan Violet