Páginas vistas en total

sábado, 27 de marzo de 2010

No tengo memorias desvestidas de sangre
El recuerdo aullando…
Los ecos viajeros de un cuerpo olvidado…
La carretera y su ruido, ruido.
Imágenes despedazándose en tinieblas
Me cortan los vidrios de los olvidos
Tinieblas rojas
Gritos atrapados en la ventana
Sonríe, aunque las lágrimas sean tu dueña...
Abrigos de mentiras
porque
Ya no hay consuelo
Ya no hay consuelo…
Aún así, buscaré en la oscuridad
Tu recuerdo lastimado
Tus ojos tristes
Para llorármelos con sonrisas
Y abrazarte descalza
Con los pies sin camino
Que sigo…
Sin cuerpo
Sólo en alma…

Te quiero
Aunque la puerta de tus ojos
Tenga candado
Los recuerdos que lloran de tu piel
Rasguñan esperanzas
Y entre gotas de lluvia
Nace una nueva soledad…
Y aún así, te quiero abrazar…

viernes, 26 de marzo de 2010

Todo esto es justo donde el silencio perdió sus manos de capitán y se perdió en la deriva de las sombras, de las nubes, de los besos… para vestirse con los alaridos de mis heridas, donde todo es aullidos, quejidos de las heridas mismas, donde florecen, donde me duelen…
Mis lágrimas, tienen tormentas de ojos grises, mis lágrimas tienen vida, y muertes… Temores del fondo de la tierra, ensangrentados con lo que jamás habitó mis huesos…
Mi vientre llora, mis silencios muertos, reclaman vida…
El jardín de hace 8 años, tenía bellas rosas, rojas, qué jugaban con la lluvia, a rebeldes, y seguían sútiles, pero un día de diciembre, sangraron, perdieron la belleza de sus ojos, el viento que forma parte de sus venas, las desohojó y quedaron tendidas, en aquél jardin, donde el reloj se enterró entre quejidos, y el calendario cual retrato en sepia congeló ese día, en los recuerdos tejidos en la memoria…
Resúcitame…
Canta una rosa, vestida de niña, en medio de la tormenta...

Plegaria bajo la lluvia

No quiero más dolor
No más de recordar
No más sucias imágenes
Que envenenan al corazón …
No más de tu traición
No más
No por favor …
Nunca más
Tus manos sobre mí
No otra vez
Mi grito ahogándose …
Eeeiee

Y solo llorar
Queda ahora olvidar
Dime que ya no dolerá
Dime que él ya se fue
Dime que no fue mi culpa
Dime que papá me querrá igual …

Las noches
Me saben a él
Tan sólo una niñita
No quiero más …
Mi mano está tendida
Mi inocencia muy herida

Bajo la lluvia
Bajo este infierno de color
intentó
Olvidar todo mi dolor …
Mis ojos de niñez
Se callaron
Mis sonrisas arrebatas
Inocencia mutilada…
Esperanzas muertas
Ya no hay amor…

La soledad hoy me abraza
El silencio con sabor a gritos
Enmudece mi súplica
La lluvia humecede hasta mis huesos
Y me duele todo aquello
Que un día…
Una tormenta de ojos negros
Me quitó…

Lloraba
A lágrimas caídas
Un día de rodillas
Caía lastimada

No
No otra vez
Ahí viene él
¿ Donde está mamá ?
No otra vez …



Hoy le escribo al dolor de los dolores...

miércoles, 24 de marzo de 2010

"Vamos, ha salido el sol… "




…El llanto del mar
sus gritos
sus nombres ahogados en quejidos
su respiración misteriosa
acompañaba mis pasos desnudos
mi cuerpo delgado
vestido de olvido
con recuerdos sangrando
en la ropa que fui dejando
en cada paso…

…Una túnica negra
Me acompañaba
Cual pájaro de alas grandes
En medio de mi soledad…

…Suéñame
se me escapó un suspiro
suéñame
estoy dormida en nubes grises
y quiero, quiero ser lluvia…

…Me desprendo de la túnica
Cae en pleno llanto
y el viento abraza mi cuerpo
forma caricias incubiertas
toca hasta el hilo de mis temores
y los dota de vida…

…Continuó trazando el deslinde de mi adiós…

…Violines rozan la agonía del silencio
Lunas de equipajes rotos
Sostienen lo poco que queda de mí
Mientras mis pies se acercan al mar
la lluvia sin nubes
el extrañarte y no encontrarte…

…olvidaste que al irte
para marcharte por completo
debías llevarte algo,
debías llevarme a mí…

…Vuelvo a llorar,
llevo años llorándote
o quizá sólo un día
no me importa el reloj
y el calendario es sólo un recuerdo gastado
del tiempo que no te tengo
pero duele, duele otro segundo
otra caricia sin tus manos
otro día muriendo en los ojos llenos de ti
en el atardecer donde te busco
y sólo aparece una caricia casi muerta, casi viva…

Noche desnuda
Noche vestida de ti…

Me entrego al mar
Y soy lluvia en sus brazos
Tormenta que llora
Qué sangra
Y qué besa ausencias…

Recuerdos
Besos
Un barco sin timón
Un barco sin mar
Un muelle que extraña vida
Un paisaje sin ojos
Una vida sin ti
Es el frío adueñándose del sol
Es el mar sin noches
Sin atardeceres…

Mis notas musicales
lloran
Mi cuerpo baila
tango con las olas…

Noche llena de ojos
Miradas sin versos
Y amanece…
Y amanezco desnuda
Frente al mar…
Y un hombre camina
hacia mis ojos
viste un abrigo gris
me abraza
me besa
me cubre con su abrigo,
y me dice, me dice:
Seguí tus huellas
Tu olor
Tu amor…
Vamos, ha salido el sol…
... No, no me apasiona
ver ciudades de cristales rotos
deslindes azules
de miradas absortas.
Ruido, no música...
Aquí, los gritos de filtran.
El dinero se burla.
Tus pasos se ven atropellados
por ir de prisa
por esta carretara sucia
que parece interminable...
La mirda, mi mirada
se pierde en edificios que lloran
mientras nadie consuela...
¿Para qué?
¿Qué sentido tiene morir aquí?
Todas las paredes tienen rasguños
Invisibles sombras trepando...
Los miedos de la vecina
el temor por no morir y morir...
Su sombra, sus gritos
violencia...
Ahogada... sola, muerta quizá ahora...
Desnudes llorando
y sus ojos tímidos rozan mi vida
en sólo dos segundos,
alguien, alguien toca su espalda
y ella deja de mirarme...



Fran, desde la ventana de un sexto piso...

martes, 23 de marzo de 2010

“La soledad cual capa negra, abraza la noche, y las lágrimas sin amantes, quieren ver tu boca… Estoy desorientada, mi norte no tiene más que tu cuerpo, y el sol trae tus ojos, cual invierno asustado, no quiero noches en vela, si no es contigo…
Ven, crucemos el umbral, que la noche y su sabor a soledad, me están enterrando los besos… “

domingo, 21 de marzo de 2010

Estaciones de trenes
despedidas agitando el corazón
maletas rotas de tristezas
y pañuelos que no existen
pero que encierran deseos
nostalgia,
miradas,
ausencias detrás del reloj….
Distancias que queman,
viento acariciando
esparciendo minutos de desvelos
de ojos claros que lloran.
Un ¡no te vayas!
Y sepulta el silencio
las ganas de seguir
los rieles para sangrar esta despedida
en busca de tu esencia que me salva los días…
y abriga el frío que congela mis lágrimas.
Me dejas un rosa
que sostengo con nostalgia
y me quedó con sus espinas
la tristeza tatúo mis manos
y los pétalos también se fueron tras de ti
como mi alma
como la carta arrugada que baila en el viento
siguiendo el tren en el que te marchaste…
Las nubes pintaron tus ojos
y un millón de hojas cayó al espacio de tu nombre
y adornaron las calles que conservan tu olor.
La lluvia cual pintor
trazó imágenes desde el vientre mismo
que tiene tus colores…
y el paisaje ahora
está repleto de ti
más que antes…
El último beso...
quédate en todo mi cuerpo
una vez más...
¡no quiero qué te vayas!
Inicia el tren su travesía de alejarte
Veo tu mano al borde la ventana
Veo tus ojos
A punto de verme
Morir mañana…
Romperme la vida detrás de un telón
Quemando historias
Jugando a esconderme
En el hilo de lo que fui
Hace una eternidad.
Me sangra el pasado.
Me ahoga el mañana inexistente
Y no sostengo el ahora
Más que en pestañas
Que lloran…
Frágil entrega
Rigorosas cadenas
Pétalos rojos que se lanzan
al espacio de tu nombre
muerto…
y llegan a las sombras del suelo
quemadas
negras
y estalla la habitación en cristales
todo es vidrio
temor y llanto…
Incendio de invierno
Las lágrimas de la nieve
Son eternas…
Raíces del árbol qué fui
Cuando amaba el viento
Cuando sentía tu sonrisa
Adornando primaveras lejanas…
Venas, formando el tronco de la vida
Lunas lejanas
Que anhela mi cuerpo
Vagabundo y desnudo
De noches oscuras…
Sombras sordas
Que corren…
Tempestad de ilusiones
Que me desnudan la piel…
Labios…
Ramas que acompañan al silencio
Ramas que son deseos…
Mírame
Tengo los ojos en otro hemisferio
La piel no es mía
La soledad tampoco
Llévatela…
Y vuelve…
Qué este extrañarte
Me sepulta la vida
Y me aleja la muerte…

Bienvenido (a)

Como los primeros rayos del sol, al amanecer, medio tímidos tocando el cielo entre sus brazos... Así puede que me sienta, dispuesta a abrazarte con lo que más amo hacer, escribir.

Muchas gracias por estar aquí, entre mis sueños y desvelos.

Un abrazo,


Fran Joan Violet