Páginas vistas en total

jueves, 14 de octubre de 2010

Cerrar los ojos
y dejar el frío
fuera del alma
Cerrar las cortinas
y llorar...

Cicatrices grises
cruzando el sol...
Cerrar los ojos
para volver a empezar...

Caminar
con el mar humedeciendo los sentidos...
Perdiendo las huellas
y dejando una sombra...

¿Qué si lloraba?

Voces profundas
un canto desconocido entonaban
y yo me perdía
Me dejaba besar por el mar
casi por completo me entregaba...

Quizá deba ir a caminar
una vez más...

miércoles, 13 de octubre de 2010

Algo decae aquí adentro…

Se rompen los cristales de mi vida y todo sangra.
Esta vez no es culpa ni del frío ni del asco que él dejó
Ni de la ausencia, de unos ojos negros.
Esta vez soy yo la única responsable
De sentir la sangre entre la boca.
No sé si quiera algo
Ya no sé que puedo esperar
Qué amar
Sólo estoy llorando
Llorando y llorando.
Como si sirviera de algo.

Quisiera cerrar los ojos
Y dejar de sentir…
Puedes decirme que es sinónimo de vivir
Pero ya no sé, no sé que es vivir.
Es sentir que los cristales se te quiebran en los ojos?
Qué un mar te inunda el alma?
Qué la soledad abruma?
Qué el viento llora?
Qué ya nada queda?

De pronto todo es vacío.
De pronto todo es silencio.
 Y yo me pregunto, si las hojas de otoño se enamoraron del viento?
Un susurro de lluvia me desliza un "sí" en la mejilla...
Porque después sólo sobrevino el vacío y mi silencio...

lunes, 11 de octubre de 2010

Conjurar tu nombre
mientras la noche calla.
Una caravarana de recuerdos
llorando en la ventana.

El tiempo enmudece
cuando ella llora.

De pronto comprender
que de mí no queda nada
más que tu sombra...

y desde hace tanto que tomastes las maletas
que no sé que hago esperándote
mi alma tiene las persianas suicidas
detrás de los cristales de la herida...

Quisiera verte sonreír una vez más
una vez más.
y una ráfaga con tu nombre
desordena mi alma y mis noches.

No llores
ya no sirve de nada.
Ya no te voy a esperar
aunque nunca te deje de amar...

Bienvenido (a)

Como los primeros rayos del sol, al amanecer, medio tímidos tocando el cielo entre sus brazos... Así puede que me sienta, dispuesta a abrazarte con lo que más amo hacer, escribir.

Muchas gracias por estar aquí, entre mis sueños y desvelos.

Un abrazo,


Fran Joan Violet