Páginas vistas en total

sábado, 1 de mayo de 2010

Tú...

Tú, naufraga.
Tú, ausente y eterna enamorada.
Tú, abandonada.
Tú, entristecida.
Tú, muerta en vida.
Tú, soledad en la piel.
Tú, memoria desmoronada.
Tú, silencio hecho llagas.
Tú, herida en medio del mar.
Tú, otoñal.
Tú, viajera de consonantes.
Tú, libertad y prisión de recuerdos.
Tú, caminante pérdida.
Tú, anochecida…

miércoles, 28 de abril de 2010

El desamparo
Los sueños
Los gritos
Me duelen los minutos en esta boca
Diría tantas cosas, que nunca diría…
Tengo un muerto enredado en los brazos
Y una soledad viva.

Lloraría hasta que el olvido me abrace
Hasta que las huellas se borren de mi cuerpo
y no quede nada
nada de lo que me quito
este vacío que me tiene loca
estas ausencias que me cortan las manos
y sangran vocales del destierro mismo…

La sombra de los besos
En la que se recogía el tiempo
Temblando recuerdos, al borde del ocaso de sus manos

El magnolio imantado de sus pasos
El olor del silencio
Las sonrisas que se quedaron al borde del viento de su sombra.
La sombra que seguí, sin seguir
Porque el llanto me nublaba el corazón
Y no podía, no podía seguir sus latidos
Se alejo entre consonantes del tiempo
El otoño anocheció en sus pasos
Y la lluvia de hojas cubrió sus huellas
Ya no puedo seguirlo
Está muy lejos de mí
Estando aquí, conmigo…

Los acordes de este no verte
De los silencios llenos de ojos
Corazones de otra boca
Ahora…
Muerde los segundos de agonía
Para luchar en el vértice de tus venas
Y quedarme confundida en tu sangre…
En la mía
Porque aún me sangran las manos…

Mis consonantes lloran
Mis vocales gritan
Mis palabras me matan
Y me resucitan…

lunes, 26 de abril de 2010

Las escalas grises de un corazón disecado
Aún conserva olores…
Resuenan los acordes fortuitos de una despedida
A veces, creo, nunca ha dejado el miedo.
Ausencias.
Levanta la mirada, acababa de llorar.
Nunca tuvo ataduras para amar
Excepto, excepto una vez.
Tenía miedo de no saberlo amar
De atarse…
Siempre pensó, estaba pronta a morir.
Quizá por el miedo que sangraba de su piel
Quizá estaba cansada de vivir
De vivir así…
Se sentía ajena a todo
Prisionera de un pasado
Que no la dejaba existir.

Una tarde de abril
Sintió tanto miedo
Tanta culpa…

Maletas con sangre
Cuerpos aullantes
Un dolor asfixiante
Escapaba de sus ojos…

Una tarde de Abril
Quizá la misma tarde
Quizá una cualquiera…
Caminó por las mismas calles
Las repletas de ruido…
De gritos de labios maldicientes
Caminó descalza entre el ruido
Ebrio de consonantes
Parecía que nadie la veía
Quizá nadie la ha visto de verdad
…Cuentan que llora cada noche…
Cuentan los pájaros
Que un día soltó por la ventana…
Que tenía las manos azules
Y el corazón desnudo…
Que tenía emociones
Que le dolían…

No quería prisiones
No quería recuerdos
No quería muertes, no quería nada de lo que vivió…
Ni despedidas sin adioses
Ni alas que nunca se elevaron
Por culpa de un hombre de ojos asesinos
Que nunca la mató
Pero la mató…

Tenía tantas ganas de llorar
Cuando la lluvia comenzó…
Sostuvo la mirada unos segundos
Luego, se veía tan perdida…
Tan absorta
Tan anochecida…
Vestía un deseo
Un vestido blanco
Rosas de sangre lo adornaban…

Lloraban voces dentro de ella
Sangraban lágrimas…
Deambulo hasta no encontrarse
Se perdió entre tanto ruido
De una ciudad gastada
…Una vez estuvo enamorada…
Consumida la cuidad
Consumido el olvido.

Nadie jamás la vio
Desvestirse y gritar
Llorar y ser lluvia
Una sombra que desapareció
La tarde de abril
Mientras vagaba por ahí…

Me han preguntado, qué es poesía?

Y tengo grabado al borde de mi piel
Aquella bella palabra
He decidido tatuármela
Porque me alimenta de vida
Poesía es un sueño con alas dentro mío
Es una caricia cuando me sangra el alma
Es más que respirar, es mi aire
Es el abrazo que me salva del abismo
Del olvido
De los segundos donde no tengo viva
Es quien me permite sentir,
Porque sin ella
Las emociones morirían en mi boca cerrada.
Es la llave que sana una herida.
Es mi amante
Mi amor
Mi vida.
Poesía, es sentir como se va la vida
Como me quedo en cada una de sus partes
Para siempre
Es donde me desangro con alegría
Porque en ella,
Todo tiene sonrisas
Aunque sea mi refugio
Aunque sea donde lloro
Donde muero
Y resucito…

Me han preguntado, qué es poesía?

Y no tengo palabras
Para tan bello amanecer
Con colores de atardecer
Y a veces, con sabor a anochecer.

Poesía
Es viento con música al mismo tiempo
Es el llanto del mar
La voz de tantas montañas
Es mi compañera fiel
Nunca ha de morir
Moriré yo, ciertamente,
Pero ella,
Ella nacerá en otro corazón
Siendo consuelo
Siendo respiro
Siendo amor…
Siendo POESÍA…

Belleza de ojos claros
De mirada oscura…
Secretos entre sus venas
Entre las olas de su pelo…
donde la lluvia de sus penas
ha de estampar en pleno invierno
un murmullo de versos
en los bordes del suelo
para que el cielo
sienta como nace una herida
como yacen tendidas
inocencias perdidas...

Es hermosura
bella ternura
intensa piel
adornanda de locura...
Es la voz de alma
es la voz del corazón de naufragos
es el grito del silencio
es la caricia que lo dice todo
en el consuelo, donde no hay consuelo.
Es la vida, cuando se ha ido todo...

Es la maleta repleta de nostalgias
Es la sonrisa que sana mil desgracias...

Es el suspiro del viento
el mejor invento de locos
el mejor en todo los tiempos...

Poesía, Poesía
es a quien le debo la vida.

domingo, 25 de abril de 2010

arrastrar la sombra de mi vida.
no quiero este pronto encierro de imágenes.
rasguños
desolación
traición
y
cae
la pena de mis labios
para besar
el vértice de una boca loca

cúbreme
abrázame

hojas de otoño
todo con hojas
hojas amarillas
naranjas
cafés
hojas olvidadas que lloran
hojas vueltas cenizas
en el cielo
cuerpo sin vida
que caminan
hacia mí...

sus zapatos
el sonido de sus pasos
no...
no...
Puedo llorar… déjame llorar.
Tengo las manos tan frías
Como el peor de los inviernos
Tengo los ojos otoñales
Con una lluvia de hojas cayendo
Cayendo…
Tengo una sonrisa siempre
Aunque quiera llorar
Aunque esté llorando

Necesito que vengas
Me siento tan vacía
Tan sola
sin ti…

Necesito llorar
Llorar hasta sacar de acá
Los murmullos que me despedazan el alma

Quítame el miedo
Quítame el miedo
Quítalo que me mata
Y hoy, hoy quiero vivir.

Abrázame
Dime que te quedarás
Dime que me quieres
Dime que estás conmigo

Hoy necesito tantas caricias
Me siento tan sucia
Límpiame
Quiéreme

Detrás de la puerta de mis sonrisas
Me estoy desmoronando
No sé cuanto más pueda…
No sé cuantas lágrimas puedan sostener mis pulmones
Sin empezar a ahogarse…

Ven
Quédate
No te vayas

Abrázame, Por favor
Aunque me vaya entre tus brazos
Ten tus brazos ahí
Para sostenerme
Que hoy, hoy quiero vivir.
Grito sin sonidos cada noche
Me lloran los acordes desnudos de mi pecho
Porque algo los quema por dentro…

Asustada
Como faltando al recorrido otoñal de mis labios

Se me escapa todo
Rasguñan mi mente
Ideas sin recorridos
Chocan
Me enredan
Gritan en mí
Me hacen querer llorar
Olvido

Cuando corro detrás del abismo de mis ojos
Cuando me escondo detrás de mi piel
Cuando soy nadie
¡Ay cómo duelen los aromas de hace años!

Cómo añoro cuando estaba aquí
Cuando era mi compañía

Ahora la soledad me hace querer esconderme
No quiero ver más ojos
No tengo fuerzas
no puedo luchar contra los acordes ruidosos de mi mente
mi cuerpo entero
es refugio de ayer
de un ayer descolorido
maldito

sálvame
sálvame

Bienvenido (a)

Como los primeros rayos del sol, al amanecer, medio tímidos tocando el cielo entre sus brazos... Así puede que me sienta, dispuesta a abrazarte con lo que más amo hacer, escribir.

Muchas gracias por estar aquí, entre mis sueños y desvelos.

Un abrazo,


Fran Joan Violet