Páginas vistas en total

lunes, 26 de abril de 2010

Las escalas grises de un corazón disecado
Aún conserva olores…
Resuenan los acordes fortuitos de una despedida
A veces, creo, nunca ha dejado el miedo.
Ausencias.
Levanta la mirada, acababa de llorar.
Nunca tuvo ataduras para amar
Excepto, excepto una vez.
Tenía miedo de no saberlo amar
De atarse…
Siempre pensó, estaba pronta a morir.
Quizá por el miedo que sangraba de su piel
Quizá estaba cansada de vivir
De vivir así…
Se sentía ajena a todo
Prisionera de un pasado
Que no la dejaba existir.

Una tarde de abril
Sintió tanto miedo
Tanta culpa…

Maletas con sangre
Cuerpos aullantes
Un dolor asfixiante
Escapaba de sus ojos…

Una tarde de Abril
Quizá la misma tarde
Quizá una cualquiera…
Caminó por las mismas calles
Las repletas de ruido…
De gritos de labios maldicientes
Caminó descalza entre el ruido
Ebrio de consonantes
Parecía que nadie la veía
Quizá nadie la ha visto de verdad
…Cuentan que llora cada noche…
Cuentan los pájaros
Que un día soltó por la ventana…
Que tenía las manos azules
Y el corazón desnudo…
Que tenía emociones
Que le dolían…

No quería prisiones
No quería recuerdos
No quería muertes, no quería nada de lo que vivió…
Ni despedidas sin adioses
Ni alas que nunca se elevaron
Por culpa de un hombre de ojos asesinos
Que nunca la mató
Pero la mató…

Tenía tantas ganas de llorar
Cuando la lluvia comenzó…
Sostuvo la mirada unos segundos
Luego, se veía tan perdida…
Tan absorta
Tan anochecida…
Vestía un deseo
Un vestido blanco
Rosas de sangre lo adornaban…

Lloraban voces dentro de ella
Sangraban lágrimas…
Deambulo hasta no encontrarse
Se perdió entre tanto ruido
De una ciudad gastada
…Una vez estuvo enamorada…
Consumida la cuidad
Consumido el olvido.

Nadie jamás la vio
Desvestirse y gritar
Llorar y ser lluvia
Una sombra que desapareció
La tarde de abril
Mientras vagaba por ahí…

4 comentarios:

  1. Menudo Poema, hondo, triste, desgarrador, es de esos que duelen al leerlos, dicen que de los momentos mas tristes se crean los mejores poemas.

    Un beso preciosa, levanta el vuelo, sé feliz

    Ana

    ResponderEliminar
  2. Como dice Ana, duro pero precioso. Porque la poesía extrae la belleza de la misma existencia. Y en la vida hay cosas buenas y cosas malas. En la poesía sólo hay belleza y más en la tuya.

    ResponderEliminar
  3. Anita, sólo puedo abrazarte a la distancia, pero con mucho cariño... Gracias infinitas por venir a mi mundo de tinta, versos, y a veces, llanto...
    Cuídate, cariños!

    ResponderEliminar
  4. Paco, muchas gracias!
    Cuídate mucho, un abrazo y cariños!!

    ResponderEliminar

Bienvenido (a)

Como los primeros rayos del sol, al amanecer, medio tímidos tocando el cielo entre sus brazos... Así puede que me sienta, dispuesta a abrazarte con lo que más amo hacer, escribir.

Muchas gracias por estar aquí, entre mis sueños y desvelos.

Un abrazo,


Fran Joan Violet