Páginas vistas en total

lunes, 11 de octubre de 2010

Conjurar tu nombre
mientras la noche calla.
Una caravarana de recuerdos
llorando en la ventana.

El tiempo enmudece
cuando ella llora.

De pronto comprender
que de mí no queda nada
más que tu sombra...

y desde hace tanto que tomastes las maletas
que no sé que hago esperándote
mi alma tiene las persianas suicidas
detrás de los cristales de la herida...

Quisiera verte sonreír una vez más
una vez más.
y una ráfaga con tu nombre
desordena mi alma y mis noches.

No llores
ya no sirve de nada.
Ya no te voy a esperar
aunque nunca te deje de amar...

4 comentarios:

  1. Bonito poema, lleno, lleno de sentimientos encontrados, aunque ya nada pueda ser... siempre esa esencia quedará y esa caravana de recuerdos almacenada en el Alma.

    Un beso grandote, siempre te leo por aquí y por allá no creas que te me despistas

    ResponderEliminar
  2. Usted es una gran poetiza, yo la felicito porque tiene un don y sabe aprovecharlo. Y espero yo no ensangrentarme.
    Si usted gusta, recién tengo pocas entradas en mi blog, pero yo la invito a que se deleite con mi desahogos y mis deseos.
    http://vie-de-boheme.blogspot.com/
    Saludos desde Panamá. Rosita.

    ResponderEliminar
  3. Mi anita querida, tú lo has dicho!
    Espero te encuentres bien, te había extrañado y con tristeza creía q ya no le daban sentido a este lugar tus ojitos... Me sorprenden y agradan mucho tus palabras...
    Te abrazo enormemente!! Fran

    ResponderEliminar
  4. Estimada Rosita, bienvenida!!
    Muchísimas gracias por tus lindas palabras, no me trates de ud por favor, que al igual q tú tengo sangre en las venas, aunque a veces juegue a decir que tengo poesía jijijijij!!
    No te mentiré, estoy con poco tiempo, por temas de estudios, pero los fin de semanas dispongo de un poco más, así q por ahí me daré unas vueltecitas...
    Muchas gracias, y cariños, Fran!

    ResponderEliminar

Bienvenido (a)

Como los primeros rayos del sol, al amanecer, medio tímidos tocando el cielo entre sus brazos... Así puede que me sienta, dispuesta a abrazarte con lo que más amo hacer, escribir.

Muchas gracias por estar aquí, entre mis sueños y desvelos.

Un abrazo,


Fran Joan Violet