Páginas vistas en total

sábado, 3 de abril de 2010

de un dolor profundo
que no muere...
No me voy
no te vayas...
Tanta soledad me golpea el alma...
me abruma el pecho
que no encuentra más brazos
que sombras de soledad...
Ven, quédate en mi pecho...
Ven, que no puedo más sin ti...
Agonía de no morir
agonía de no verte venir...

Cierra mis ojos
abre mis alma

No hay llaves
estoy desnuda
no tengo ataduras
sólo lejanías vestidas de desvelos...
Vuelve
o moriré otra vez...
sin siquiera renacer...

2 comentarios:

  1. a veces la espera es agónica y duele, nunca tengas ataduras de nada, las ataduras siempre terminan por hacer daño, nadie tiene derecho a atar

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. No me ato, no ato, aunque a veces quisiera quedarme toda la vida con ciertas compañías, comprendo muy bien aquella gran frase que dice:
    "Mi libertad termina, cuando empieza la libertad del otro"

    Un abrazo enorme, gracias por seguir aquí...

    ResponderEliminar

Bienvenido (a)

Como los primeros rayos del sol, al amanecer, medio tímidos tocando el cielo entre sus brazos... Así puede que me sienta, dispuesta a abrazarte con lo que más amo hacer, escribir.

Muchas gracias por estar aquí, entre mis sueños y desvelos.

Un abrazo,


Fran Joan Violet