Páginas vistas en total

martes, 30 de marzo de 2010

Los techos sin caricias,
estas manos que tiemblan...
El ruido acuchillando mis latidos
vidrios de ventanas muertas...
Sombras que se marchan
que vagan por el edificio sin puertas...
Entre yo y mi vida
hay una agonía de manos sangrando
un precipicio, cuyo abismo son mis ojos...
Se desvanecieron de mis manos temblorosas
mi cuerpo temeroso
sin mí...
... yo retrocedo...
Deje olvidada mi alegría
hace años
tras una cortina de ladrillos
ladridos de la cuerda que amenaza mi cuello...
Mis aullidos también tienen rostro
cenizas maquilladas con la tinta de mis venas
Olor a café en la pluma que acaricia muriendo
los pasos tatuados en la habitación llena de pájaros...

2 comentarios:

  1. Pues eso de dejar olvidada tu alegría tiene que terminar, tienes que retomar esa alegría, derribar esos ladrillos y ver esos pájaros pero de colores.

    Toma mi mano, caminemos, un beso preciosa

    ResponderEliminar
  2. Te he sentido como una madre amiga levantándome! Un abrazo enorme! y claro, claro que te doy la mano... caminemos, acá la tarde y este silencio están propicios!!!

    ResponderEliminar

Bienvenido (a)

Como los primeros rayos del sol, al amanecer, medio tímidos tocando el cielo entre sus brazos... Así puede que me sienta, dispuesta a abrazarte con lo que más amo hacer, escribir.

Muchas gracias por estar aquí, entre mis sueños y desvelos.

Un abrazo,


Fran Joan Violet