Páginas vistas en total

domingo, 6 de febrero de 2011

Realmente desconozco el lenguaje de los muertos...

Soy una grieta envuelta en silencios
Donde rumorea un idioma de despojados, un idioma indescriptible
De arrullos, de miradas, de terciopelo
De estrellas lejanas
De horizontes
De momentos
De gritos
De respuestas que no llegan
De noches
De ti.

No sé cómo nombrarte.
Cómo traerte de vuelta al abrazo de niña.
Cómo mostrarte a la mujer.

Alguien me ha dicho que tengo tu sonrisa.
Hay tantas cosas que olvidé.
Tantas otras que jamás supe dejar de recordar.

Una cinta vieja da vueltas
Y tus ojos siempre dan la impresión de seguirme.
Aunque duela tanto la certeza de que ya no me miras.

Si pudiese elegir
Te volvería a abrazar
Buscaría en ti, la caricia de los días felices
De los días de paz cerquita de tu vida.

Tu muerte me quitó todo.
Me arrebató de los brazos
Sin siquiera preguntar
La compañía que coloreaba de soles mis ojos.

Te fuiste y en tu lugar
quedó un vacío
donde aún sangran las gotas de tu nombre.

Tus manos que me guiaban
Se llevaron el mapa
Y me quedé tan pérdida, como absorta.

No quiero hablar de lo que siguió después.
Quizás jamás lo sepas
Ya no estabas para abrazarme.
Quizás ya lo sepas.
Y el mundo estrenaría un sol para mis ojos
Al sentirte cerca
Acunando el dolor, en tu hermoso ser.

Sin embargo, no puedo.
No estás y esa es la verdad que más me duele.
Después de ti
Sólo una ráfaga de crueldad
Me cruzó los ojos
Y la vida.

Busqué tus ojos
Tu sonrisa
Tu abrazo
Pero ya era demasiado tarde.
Suena a reproche
Y quizás mucho tiempo lo ha sido…

Pero, te amo
Y jamás te olvido.
Sin embargo, reitero
realmente desconozco el lenguaje de los muertos...

A los ojos que extraño cerquita de mí, los de María, mi abuelita.

8 comentarios:

  1. esta asturiana desearia con todo su corazón quitarte la pena que en tu corazón alberga pero ante eso me siento impotente y lo unico que hago es mandarte un beso muy grande mi niña.

    ResponderEliminar
  2. Qué linda! No te preocupes, son heridas de las vida que van sanando. Cuídate mucho, gracias por estar y ser tan atenta. Te abraza agradecida
    Fran

    ResponderEliminar
  3. Heridas, heridas, heridas...
    Aún te sigo.

    Espero que estés bien dentro de todo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Siempre buscamos esa mirada donde encontrabamos la calma, cada día la busco..

    Un besito muy grande preciosa, siempre te leo aunque no comente

    ResponderEliminar
  5. Lo estoy.
    Cuídate. Me resulta desolador saber de ti tan lejanamente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Anita, eres como esos ojos que calman entre palabras y silencios. Cuídate mucho, ojalá la encuentres pronto.
    Te abrazo!!

    ResponderEliminar
  7. Palpita y habla la pérdida sólo para quien puede, puede, ya no esperar

    ResponderEliminar
  8. y quién espera? Acaso deja de latir la herida, por esperar?

    ResponderEliminar

Bienvenido (a)

Como los primeros rayos del sol, al amanecer, medio tímidos tocando el cielo entre sus brazos... Así puede que me sienta, dispuesta a abrazarte con lo que más amo hacer, escribir.

Muchas gracias por estar aquí, entre mis sueños y desvelos.

Un abrazo,


Fran Joan Violet