Páginas vistas en total

lunes, 24 de mayo de 2010

El tiempo, escondió una caricia.
La espuma del océano, enfurecido…
Los ojos pueden llorar de frío.
Hay almas que parecen haber anochecido…
No hay silencios, que no sean grises
No hay gritos, sin sangre
No hay piedad sin olvido…
no hay violines que no lloren
no hay músicos sin sonidos
no hay lágrimas sin frío
no hay canciones sin emociones
no hay consuelo esta noche
no hay consuelo de nuevo.

Y sin embargo aterrizas en la tormenta de mi corazón
Y cae la noche, y cae la pena
Y curas las heridas, que sangran de mis venas
Y llegas en silencio, entre sonrisas robadas al viento
Y me abrazas…
Y el consuelo existe…
Y la noche tiene una luna bella
Y un silencio de sirena…
Entre la lluvia, que de apoco,
se diluye en los ojos.

La soledad se disfraza
Los tiempos esconden amenazas
Los ojos dibujan un amor
Detrás de la cortina dónde todo llora
Un silencio con un abecedario

Por favor no llores
No esta noche…

Cuánto amor
Y cuánto desamor
Para soñarnos libres…

Los cristales que murieron en mi mano
La nota musical que silenció mi cuello
Las rosas con espinas
La herida que lastima
El tiempo sin reloj
Y la compañía entre líneas

Cuántas veces se te fugo el amor?
Cuántas veces caí en el frío?

No hay preguntas, cuyo eco no duela
Y recordaremos siempre
Tú, sus ojos
Yo, los de él…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido (a)

Como los primeros rayos del sol, al amanecer, medio tímidos tocando el cielo entre sus brazos... Así puede que me sienta, dispuesta a abrazarte con lo que más amo hacer, escribir.

Muchas gracias por estar aquí, entre mis sueños y desvelos.

Un abrazo,


Fran Joan Violet