Páginas vistas en total

jueves, 22 de julio de 2010

Como una hoja arrugada
dañada y herida
sucia y vacía, vacía.
Enredada, mezclada
en el vaivén del adiós
va la mujer
va la niña
la de hoy
la de ayer.

Aunque llena de sangre
entre los rumores tibios de su alma
encanta una melodía
que de pronto le duele a los ojos.
Le sangra a la vida.
Viajera, sin retorno a la esperanza.
Viajera, sin cadenas
aunque encadenada…

Desde el fondo de las aguas
quiere resucitar la ahogada…
Cristales en los últimos dolores de su océano…
corriente turbia.
Corriente fría.
Espejo de dos mundos.

La lastimada, la rosa que mató un cuchillo.
Desconsolada.
Así quedó.

Tiembla al borde del viento, su súplica silenciada.
Rumorea, cascabeles.

Dejarse entrar a la tierra, para salir del agua de los ojos
que encienden cenizas para conocer el fuego.

Tocar los silencios, con otros más profundos,
Más dolidos
Más silenciados.
Besarlos y enredarlos,
Desnudarlos
Con las manos frías, llorando.

Anestesiada
Como se deshacen las esperanzas
en los ojos de la ausencia.

Olvidada
Como el bello sentido, del sin sentido.
Como el brillo de los ojos que ya no brillan
por la muerte prematura, de hoy.

Anacrónica
Como cuando el mar llora en calma, en mis ojos de ayer.
Como cuando el silencio no encuentra almas, ni tampoco rumbos.

Oceánica
Misteriosa y profunda
Necesitando sal para no congelarse de miedo…

Anochecida
Como la muerte
Como quién murió de frío y de llanto.

Nostálgica
Como las hojas sin rumbo
Descalzas y pérdidas, tiñendo desvelos.

Efímera y eterna
Como una despedida
Como el luto de un beso.


Naves tristes
Aves olvidadas
Calles sin comas, sin puntos, sin respiros.
Memorias sin recuerdos
Sobredosis de amnesia
y de heridas.

Todo lo que puede llevarse una tarde
Un segundo
Un respiro
Un silbido
Un olvido

Mi vida.

Los árboles hoy son violines
Lágrimas, madera en llanto.
También las velas de los barcos,
gritan en la confusión de añorarse tanto
y no encontrarse…

Alejarse
Lejanía.

2 comentarios:

  1. Que bonito, y tienes razon no necesita imagen alguna al leerlo tu propia mente te enseña la imagen, una imagen con mucho sentimiento.
    Me encanto
    Nana.

    ResponderEliminar
  2. Nana, qué grato tenerte aquí, un abrazo enorme, muchas gracias, este poema ha tenido mucho significado para mí, siento que he parido hasta los silencios no escritos...
    Cariños!

    ResponderEliminar

Bienvenido (a)

Como los primeros rayos del sol, al amanecer, medio tímidos tocando el cielo entre sus brazos... Así puede que me sienta, dispuesta a abrazarte con lo que más amo hacer, escribir.

Muchas gracias por estar aquí, entre mis sueños y desvelos.

Un abrazo,


Fran Joan Violet