Páginas vistas en total

martes, 24 de agosto de 2010

Olvidarte?

La noche cae oscura y blanca al mismo tiempo
como si sostuviera tus labios, aquí adentro.
La lluvia ha comenzado, puedes sentirla?
Recurre el cuerpo, entre las lágrimas que no has llorado.
Te diviso lejos, tras las ventanas de los años,
que han construidos las ausencias.

Llorar? En qué lenguaje?
Con qué ojos?

De mi mano desciende el silencio
Donde aúllan los pechos, de la niña.
Hay nieve, hay tanto invierno sin ti
En aquella morada.
Que la soledad ya se mese en mis sentidos.
Me rumorea el olvido…
y vuela.

Olvidarte? En qué memoria?
Con qué parlamento?
Si la noche toca un violín
y me recuerda tu boca.

No sé porque de nuevo te estoy buscando.
Tan perdida en tu recuerdo.

Nada dolió tanto
Como el barco donde me he ahogado,
sin saltar al mar.
Nada dolió tanto
Como el adiós no pronunciado
De los ojos que sólo sé amar.

La niebla cuela tan hondo esta noche de tumbas
Que duele el silencio
Y también el borde de toda la música
Tanta lejanía de barcos
Tanta!

Los barcos de sol
Lloran de noche.
Los tripulantes ensombrecen los besos
que no me diste.
Los gritos de las olas, te nombran.

Pronunciarte.
Se deshace tu nombre,
En mi vida.
Mientras los barcos de sol
Lloran de noche.

Un desierto de días
Entre tanta lejanía.
Mira,
La cantidad de gritos que dejo tu nombre.
La cantidad de heridas.
Mientras caigo sin paracaídas
Desde tu cielo,
a las costas frías del mar.

Olvidarte?
En que lenguaje de muertos,
has hablado?

La luna tiene los ojos silenciados
Lastimados…
Ausentes de ti.
Embriagados de tu nombre,
Jamás pronunciado.

Olvidarte?
Y con qué me quedo?
Con la niebla?
Con la lluvia?
Con un la muerte?
Sin recuerdos?

Olvidarte?
Me niego a olvidarte.
Será miedo al vacío?
Se podrá estar más vacía?

Cae la noche negra y blanca
En el caramelo de los ojos, nunca vistos.
Prefiero extrañarte
a olvidarte…
Prefiero colgarme de la luna
para verte
en vez de olvidarte...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido (a)

Como los primeros rayos del sol, al amanecer, medio tímidos tocando el cielo entre sus brazos... Así puede que me sienta, dispuesta a abrazarte con lo que más amo hacer, escribir.

Muchas gracias por estar aquí, entre mis sueños y desvelos.

Un abrazo,


Fran Joan Violet