Páginas vistas en total

sábado, 25 de septiembre de 2010

Se ahogan, se estremecen, se ocultan, me queman.
Me acuchillan, me desgasto, renuncio.
No existe el olvido, como no existe Dios.

2 comentarios:

  1. A veces el amor nos puede proteger de lo que no se puede olvidar... A veces, nos va tirando flores en el camino que no son precisamente ensangrentadas...

    ResponderEliminar
  2. Como tú en el mío!!
    Un abrazo gigantón!!!

    ResponderEliminar

Bienvenido (a)

Como los primeros rayos del sol, al amanecer, medio tímidos tocando el cielo entre sus brazos... Así puede que me sienta, dispuesta a abrazarte con lo que más amo hacer, escribir.

Muchas gracias por estar aquí, entre mis sueños y desvelos.

Un abrazo,


Fran Joan Violet