Páginas vistas en total

jueves, 18 de febrero de 2010

Extraño las palabras, tanto como tus ojos...
La exqusita sensación de sentirtirlas mías
tuyas
de todos...

Parece que la hora de llorar
siempre llega...
Parece que el instante donde la poesía
grita y se aferra
desprendida de todo
también regresa

Tomó el vuelo hasta mí
cuando no había nadie en mis brazos
sólo un grito muriendo de frío...

Vino lo tomó en sus brazos,
y empezó a gritar con él...

Tengo
no sé que tengo...
pero el dolor en el pecho
golpea y me deja moribunda
nuseabunda


Las hojas del olvido
me cubrieron de recuerdos
desnudaron besos
y anclaron desilusiones

Sin reloj y calendario
sin minutos ni fechas
me quedé a ver morir las estrellas

El viento me tomó en sus silencios
me dejo recorrer cosas de ensueños
y maté sueños
por verte ir...

Las hojas mientras caían
me recordaban
que el olvido murió para mí
que yo morí para él
que ya no hay vida
que las palabras
me abrazaron
y que no debo dejarlas ir
ni siquiera en busca de ti

Melodías...
el viento me reveló historias...
y...
caminé por el mar
tocando sus gritos
sus bramidos
sintiendo su piel
en mis olas

Soy agua
sin ser vida
soy gritos
sin tener boca...

3 comentarios:

  1. Precioso poema, poco a poco iré leyendo todos, este me ha encantado

    ResponderEliminar
  2. Ixitho, gracias!!! Espero volver a encantarte en otra oportunidad, un abrazo...

    A.L : Gracias tb!! Todos tuyos, y habrán más, seguro! un abrazote!

    ResponderEliminar

Bienvenido (a)

Como los primeros rayos del sol, al amanecer, medio tímidos tocando el cielo entre sus brazos... Así puede que me sienta, dispuesta a abrazarte con lo que más amo hacer, escribir.

Muchas gracias por estar aquí, entre mis sueños y desvelos.

Un abrazo,


Fran Joan Violet