Páginas vistas en total

sábado, 10 de abril de 2010

Remolino de dolor
Cabalgando en mi interior
Trato de cubrir cada lágrima
Con una sonrisa que tape
El sangriento mar de mis ojos …

Misterioso y pequeño mundo
Confuso y doloroso …

La túnica de la muerte
El desprecio de la mente
Visten mi desnudes de amargura

La sed eterna de la vida
Asesinó fugaz
El recorrido marchito de mi desnudes
Aquel recorrido que mató mi niñez …

6 comentarios:

  1. Vuelvo a llamar a las puertas de tu poesía y vuelvo a gozar leyendo esos versos tan personales, demoledores y desgarradores. Gracias. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Un beso FRAN, precioso poema, triste, pero precioso

    Un besito
    Ana

    ResponderEliminar
  3. Que nadie llegue a tu alma, poeta, que lastimen el cuerpo donde las heridas se cierran. Pero si alma sangra, sangra la Poesía. Tu alma guardada y que nadie la toque, ni con un pétalo de flor siquiera, porque el verso no tiene piedad y es capaz de escorar la tierra. Y la muerte bien lejos, no la huelas siquiera, todavía te esperan muchas palabras para muchas primaveras. dame tu dolor y tus flores marchitas, vístete de luz y de música y de pájaros, regala una muñeca de papel a la niña que has perdido y siembra sonrisas para calzar sus pasos. No estás sola, poeta, mi mano es tu mano.

    Un beso enorme, mi niña!

    ResponderEliminar
  4. Paco, muchas gracias! Un abrazo enorme!!!

    ResponderEliminar
  5. Anita!! Muchas gracias!!!
    Un abrazo enorme!!

    He estado ausente por los estudios, pero te recuerdo, siempre!

    Cuídate, espero de verdad, que estés muy, muy bien!!

    ResponderEliminar
  6. Celsa!!!

    Qué hermosas palabras! Muchas gracias!
    Hoy estuvo mejor, te lo agradezco...

    te quiero mucho!!! ABRAZOSSS

    ResponderEliminar

Bienvenido (a)

Como los primeros rayos del sol, al amanecer, medio tímidos tocando el cielo entre sus brazos... Así puede que me sienta, dispuesta a abrazarte con lo que más amo hacer, escribir.

Muchas gracias por estar aquí, entre mis sueños y desvelos.

Un abrazo,


Fran Joan Violet