Páginas vistas en total

domingo, 16 de mayo de 2010

Agustín.

Son las primeras horas, desde qué sé la triste noticia. Mi alma y mi cuerpo siempre supieron, mis ojos también, por eso lloraron la espera, pero la esperanza seguía el pie de mis pasos, tan dentro de mí, que hoy, a horas de la triste noticia, ni siquiera puedo volver a llorar, para sanar un poquito la impotencia, ni siquiera puedo creerlo verdad.
Hoy y toda tu vida, seré el más bello silencio, la caricia del alma voladora y ausente de sonidos. Tomaré en mis manos vacías, todas las consonantes de un idioma inventado, y traeré sueños, sólo para ti. Te vestiré de colores, para suavizar el dolor, y la soledad de noches, en la que llora el silencio.
Miro tus ojitos, ávidos de vida, tus sonrisas constantes, tu maravilla de ser. Te amo con locura, con demencia también. Eres quién da alegría, a esta sombra pérdida.
Llevas 5 meses iluminando la noche más oscura, donde no hay luna.
El silencio más cruel, es aquél dónde no se sabe querer, y yo, yo te quiero con cada pasaje de mi piel.

5 comentarios:

  1. No comprendo, no comprendo y me duele tanto.

    ResponderEliminar
  2. No intentes comprender, no te mortifiques comprendiendo porque eso solo te traerá mas dolor.
    Es mejor si desde ya comienzas con tus manos a entregarle sueños y alegrías, a ser feliz junto a él en este loco mundo.
    Que no conozca el dolor, que conozca solo el amor que sientes por él.


    Israfel

    ResponderEliminar
  3. Ohhhh, qué lindo, muchas gracias Israfel, un abrazo conmovido, cariños!

    ResponderEliminar
  4. Un besito, precioso como siempre, hay cosas que nunca se pueden comprender

    Ana

    ResponderEliminar
  5. Anita, muchas gracias..
    Ésto, ésto me tomará tiempo...
    un abrazo enorme!

    ResponderEliminar

Bienvenido (a)

Como los primeros rayos del sol, al amanecer, medio tímidos tocando el cielo entre sus brazos... Así puede que me sienta, dispuesta a abrazarte con lo que más amo hacer, escribir.

Muchas gracias por estar aquí, entre mis sueños y desvelos.

Un abrazo,


Fran Joan Violet