Páginas vistas en total

domingo, 2 de mayo de 2010

Ojos y miradas tristes
desnudan el otoño de esta tarde suave
agónica de nostalgia me encuentro
y el silencio de anoche
me recogía en pedazos
mas estuviste en la distancia
sosteniendo las quimeras de mi cuerpo...

Rosas blancas
teñidas de la tinta de los ojos de ayer…
Rosas que me lloran
lágrimas del tiempo.

Descalza, por las calles donde la música es el silencio.
Los cristales azules
Del caleidoscopio que cruza mi mirada
Sostienen deseos de lluvia
Sostienen un poco de mi piel…

Los ojos que nunca han amanecido sin ausencias
Añoran atardeceres como los de ayer.
Entre las nubes se filtran
Rayos que acarician la vida misma
Y el deseo de ser mujer otra vez.
Aquella que murió en sus brazos
Aquella que se levanta sólo con su piel
Ya no quedan más que sombras
al borde de sus pies…

Ahora, duermo.
Ahora, lloro.
Ahora, soy sombra de ocaso desnuda.
Ahora, viento en versos.
Ahora, soy lluvia y manantial.
Ahora, soy soledad sin tu compañía.
Ahora, soy refugio que grita.
Ahora, soy nube que abraza la lluvia de mi alma.
Ahora, soy el abrazo que espera tu compañía.
Ahora, soy la que llora en tu boca.
Ahora, soy la que muerde los labios de loca.
Ahora, soy el telón de fondo
de unos ojos incendiados,
y soy la lluvia que destroza el fuego de su música.

Soy la amante de ayer, y no la de hoy.
Soy, sin ser, lo que nunca fui…

Soy la amante de ayer, y no la de hoy.
Soy, sin ser, lo que nunca fui…
Ahora, ahora soy el murmullo de su piel
rosas que lo besaron,
soy el murmullo que se me escapo de los ojos
para acariciar su presencia entre las nubes
del cielo de mi piel...

4 comentarios:

  1. Plas, plas, plas, plas...
    (Aplausos). Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Paco, jijijijij, muchas gracias! Un abrazo y un beso!

    ResponderEliminar
  3. precioso poema otra vez, tienes magia creando, me encanta un besito

    Ana

    ResponderEliminar
  4. Anita, muchas gracias, qué tierna eres! Un abrazo enormee jijijijij!

    ResponderEliminar

Bienvenido (a)

Como los primeros rayos del sol, al amanecer, medio tímidos tocando el cielo entre sus brazos... Así puede que me sienta, dispuesta a abrazarte con lo que más amo hacer, escribir.

Muchas gracias por estar aquí, entre mis sueños y desvelos.

Un abrazo,


Fran Joan Violet