Páginas vistas en total

martes, 5 de octubre de 2010

No dejes de abrazar mi alma, que no podría seguir. El frío se materializaría en mis ojos, y los amaneceres no sólo serían fríos, sino que no habrían amaneceres. El agua del mar del sur, seguiría llorando, pero esta vez para siempre...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido (a)

Como los primeros rayos del sol, al amanecer, medio tímidos tocando el cielo entre sus brazos... Así puede que me sienta, dispuesta a abrazarte con lo que más amo hacer, escribir.

Muchas gracias por estar aquí, entre mis sueños y desvelos.

Un abrazo,


Fran Joan Violet