Páginas vistas en total

viernes, 12 de febrero de 2010

Hoy no es hoy, sino mañana, lo que quería en los ojos, y nunca tuve, quizá sea ayer el instante perfecto para dejar de sentir el miedo en los huesos, el asco en la sangre… Así es pues como me declaro sin ayer que me agriete el camino, sin presente desvanecido como todo, y aún más sin mañana, me cansé de no tomarlo en brazos, de no hacerle una caricia…
Olvido también el reloj, y se acaban con él, las horas, los minutos que me cuentan un día menos, un día más…
… y por qué me dirás? O cómo yo, omitirás todos los por qué…
Qué más da, me declaro como quiera, porque quiero, simple…
porque no quiero obedecer más que mi corazón y mis límites serán los que trace mi alma…
Hay algo que no puedo sacarme, ni declararme sin ello, no puedo declararme sin ti…
Te tengo en los ojos, en mis caricias, en mis murmullos, en mis pasos, en mis olvidos repletos de memoria, en mi piel… y en lo que quiero tener y abrazar a mis latidos... Porque eres parte de mi vida, porque eres necesario para seguir, para que esto merezca llamarse vida!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido (a)

Como los primeros rayos del sol, al amanecer, medio tímidos tocando el cielo entre sus brazos... Así puede que me sienta, dispuesta a abrazarte con lo que más amo hacer, escribir.

Muchas gracias por estar aquí, entre mis sueños y desvelos.

Un abrazo,


Fran Joan Violet